Aprenda a identificar si la fruta está madura antes de comprarla en la feria

Todo el mundo sabe que una dieta equilibrada debe contener frutas, ya sean puras, en jugo o incluso como parte de una receta. Pero mucha gente evita comprarlos porque no sabe elegir los mejores del mercado. Después de todo, ¿te imaginas llevarte una naranja lima a casa y a la hora de comer descubrir que está completamente agria? ¿O te das cuenta de que el aguacate es tan viejo y está todo marrón por dentro? Estos pequeños malentendidos hacen que el consumidor no solo se decepcione sino que acabe perdiendo dinero, ya que al final acaba tirando todo por la borda. Si no quieres equivocarte la próxima vez que vayas a la feria o al mercado, echa un vistazo a nuestros consejos para comprar frutas maduras listas para consumir:

La fruta de la pasión debe tener pequeñas arrugas en la piel.

Primero debe ir por lo básico: la fruta no debe ser verde, sino amarilla. Luego, observe la cáscara, que debe tener pequeñas arrugas. Si hay muchos, ya pasó el punto, y si está completamente liso todavía está verde. Finalmente, agite un poco y observe si la fruta está pesada y se revuelve por dentro. Si es así, significa que está lleno de pulpa y listo para convertirse en jugo. Recordar que la fruta de la pasión también se puede utilizar en dulces, gelatinas y mousses y es ideal para reducir el estrés diario.

La piña amarillenta está lista para el consumo.

Por mucho que se trate de una fruta con un manejo un poco más complicado, aún será necesario exprimirla para saber si está verde o no. Después de todo, si su caparazón permanece demasiado duro, significa que no está en el punto, pero si su dedo se hunde demasiado, puede significar que ha pasado y se está pudriendo. Otro consejo es mirar el color, porque un ligero amarillo es la mayor advertencia de que la piña está lista para ser consumida. Además, también se puede oler la fruta, porque si tiene un aroma dulce significa que está madura, pero si está ácida, lamentamos informarle, pero es mejor no comprar.

Apple no debe tener manchas marrones

Aquí primero debes ser consciente del tipo de manzana que has elegido, ya que si elegiste la verde, de nada sirve esperar a que se ponga roja, porque solo verás que se pudre su fruto. El truco está en estar muy atento a su corteza, evitando aquellas que estén magulladas o con manchas marrones, porque eso significa que se han oxidado y madurado demasiado. Para saber si la manzana verde ha pasado la punta, basta con fijarse en su color: si es amarilla, mejor dejarla de lado. Finalmente, si la fruta es pesada, sepa que sus posibilidades de ser jugosa son mucho mayores.

El aguacate se puede comprar todavía verde

Presta mucha atención a los matices de esta fruta, porque a menudo la compras verde para esperar a que madure en casa, pero si no le prestas suficiente atención puede que se eche a perder. Para saber si el aguacate está en el lugar correcto, aprieta su piel: si se hunde está en el lugar correcto, y si está duro todavía está verde. También ten cuidado con las posibles manchas marrones, porque indican que la fruta está demasiado madura, y si la abres verás que la parte interior también será de ese color. Entonces, si ha aparecido una mancha oscura, probablemente sea el momento de usar este aguacate. En el peor de los casos, aún puede usar su bulto para hacer una crema hidratante.

El plátano no debe tener bordes verdes

En este caso es importante prestar atención a todo el cuerpo de la fruta, ya que aunque puede quedar muy amarilla si sus bordes son verdes, puede acabar consumiendo un plátano con poco sabor. Para asegurarte de que quede muy jugoso, fíjate en las manchas marrones, porque si empezaron a aparecer significa que la fruta está madura. Pero no tardes demasiado en consumirlo, porque cuando el plátano está demasiado marrón significa que ha comenzado a pudrirse. En caso de duda, llévate un manojo a casa y consúmelo a medida que madura cada uno.

El mango indica que está maduro para su olor y forma.

Al contrario de lo que ocurre con muchas frutas, en este caso es mejor no considerar su color, ya que el mango tiene varias variedades, por lo que puedes terminar confundido si te dejas guiar solo por su tonalidad. Aquí lo más importante es olerlo y ver su forma. Si su olor en la zona más cercana al tallo es dulce, significa que está listo para el consumo, y si es agrio es mejor no comprar. Además, fíjate si es gorda y larga, porque esa es otra señal de que es madura.

La pera madura es amarillenta, no verde.

¿Conoces esa pera verde que se ve deliciosa? ¡Es mejor pensar de nuevo, porque significa que es difícil! Y como no estamos hablando de una manzana aquí, es terrible dar un mordisco y encontrar una fruta que no ha tenido éxito. Entonces, elige las que ya sean más amarillas, o bien llévatelo a casa y espera a que madure. También presta atención a la corteza, para evitar hematomas o manchas marrones, lo que significa que la zona está dañada. Por último, exprime muy ligeramente la pera, y si se hunde un poco significa que ya está blanda y muy madura.

La sandía debe estar libre de grumos o marcas.

Debido a su gran tamaño y piel gruesa muchas personas pueden pensar que es imposible saber si está maduro o no, pero siguiendo algunos consejos nunca te llevarás uno a casa sin que esté en el lugar indicado. Primero busque los más simétricos y evite los que tengan grumos o marcas. Luego compare las sandías y busque la más pesada para su tamaño: probablemente será la más madura. Pero para estar seguro, simplemente toque en uno de sus extremos como si estuviera en la puerta de alguien. Si el sonido producido es amortiguado, significa que está listo para el consumo.

La naranja pesada tiene más jugo

Aquí hay información que quizás no conozca: las frutas cítricas no maduran fuera del pie. Bueno, si abriste la naranja y está agria, no tiene sentido esperar porque no mejorará con el tiempo. Para elegir uno perfecto el primer paso es comparar su peso, ya que los más pesados ​​tienen más jugo y por lo tanto están más maduros. Además, no debe tener un lado más suave que el otro, siendo consistente en su conjunto. También merece la pena echarle un vistazo a la piel, porque si es brillante y muy anaranjada (o amarilla, según la especie) significa que probablemente esté jugosa.

La papaya con la cáscara dura todavía está verde

No importa si te gusta la papaya o la formosa, ya que lo importante es ver si tiene tonalidades que van del amarillo al naranja. Si tiene este color es muy posible que esté listo para ser consumido. Pero si no quiere dejarse guiar solo por eso, está bien, ya que hay otros consejos. Al igual que con otras frutas, exprímela, porque si tus dedos se meten un poquito significa que la papaya está madura. Además, puedes olerlo, y si tu olor, que es muy característico, es fuerte, significa que ya puedes comerlo.

Recomendado

10 alimentos ricos en hierro que no puede faltar en su dieta
¿Para qué sirve la hoja de laurel? Descubre sus beneficios y como consumirlo
¿Para qué sirve la planta de ora-pro-nobis? 5 beneficios de esta verdura